viernes, 19 de diciembre de 2014

APRENDER A ESCRIBIR



Ha pasado mucho tiempo desde que, a los diecisiete años, escribí mi primera novela, Querida Nélida.
Dejo aquí imagen de la tapa de la libreta en que la escribí y de algunas páginas manuscritas. La novela la publicó tiempo después la editorial Montesinos, bajo la dirección de Miguel Riera.
De aquella época tantas cosas me quedan, como por ejemplo la de escribir en cuadernos que me haya regalado alguien que me quiera. Es verdad que entonces me daba igual cómo fueran las libretas y con qué escribía. Con el tiempo he querido que sean de papel solo blanco, sin rayas ni cuadros. Y escribo con pluma nada más. Tinta negra o azul.
Una de las fuentes de enseñanzas más grande de mi vida ha sido el aprendizaje de mis alumnos. De enseñar he aprendido. Y de aprender he comprendido cómo enseñar.
Por eso puedo decir que me gusta enseñar. Y he decidido abrir un poco más las puertas. Tantas veces me han pedido clases, orientación, enseñanzas. Tantas veces me he negado, me he cerrado, me he resistido.
Cambio de rumbo y abro mi taller a quienes quieran recibir clases particulares.

CLASES DE ESCRITURA

El libro que llevas dentro sólo puedes escribirlo tú. Pero para ello se requieren conocimientos, disciplina, constancia y la construcción de un puente que permita unir las ideas a la realización de las mismas.

Las clases particulares de escritura están planteadas como un camino para acceder a los recursos narrativos y a las técnicas lingüísticas que permitan al alumno o alumna llevar a cabo su proyecto literario.
Son sesiones de una hora y media durante la cual se comentan los distintos aspectos necesarios para mejorar el libro de relatos o novela en que se está trabajando.

La periodicidad de las clases es de una sesión al mes.
Una semana antes de la clase, el alumno/a envía su trabajo por mail para su lectura, de modo que la corrección pueda realizarse durante la sesión.

La selección de alumnos/as se realiza a partir de la valoración del proyecto que se plantea. Deberá enviarse una explicación o sinopsis de ese proyecto, de no más de dos páginas, a la siguiente dirección : actosypalabras@gmail.com
En el asunto del mail debe decir: Clases de escritura con Flavia Company.


martes, 16 de diciembre de 2014

AÑO NUEVO, LIBRO NUEVO :-)


Estoy contenta con el proceso de producción de mi nuevo libro, a cargo de Dolors Ortiz, editora actual de Cruïlla.
Esta vez se trata de un volumen de relatos cortos, en catalán, para lectores y lectoras a partir de catorce años más o menos. La gracia es que también tiende un puente posible a los lectores adultos. Es decir, que nos movemos en aquella franja que va de los doce a los ciento doce. :-)
Se trata de AL TEU ROTLLO, una especie de continuación del NO EM RATLLIS. Mismos personajes, mismo instituto, misma voluntad de tergiversar órdenes y conciertos. En librerías a partir de febrero de 2015.
Objetivo: dar asuntos de que ocuparse a la materia gris de los jóvenes y no tan jóvenes... para que piensen y vivan por sí mismos.
Aquí os dejo imagen de cubierta y de contra. Las ilustraciones -incluida la de portada- son de la excelente artista Laura Miyashiro, a quien agradezco muchísimo el mimo con el que ha realizado su trabajo.
Espero que os guste. :-)

domingo, 14 de diciembre de 2014

UN DÍA PARTICULAR


Hay días que no pertenecen a la semana. Días que se encuentran entre el sábado y el lunes, pero que no son domingo. Días que solo existen en el corazón y que jamás podrán dibujarse en el calendario.

jueves, 11 de diciembre de 2014

LOS MEJORES REGALOS PARA ESTA NAVIDAD



Estamos acostumbrados a pedir para sumar.
Acostumbrados a atesorar.
Olvidamos, o no sabemos, que cambiar, desprenderse o acabar puede ser mucho más enriquecedor.
La propuesta para estas fiestas es que te regales lo siguiente:

Paso Uno:
Haz una lista de cinco cosas que no quieres en tu vida y que sin embargo forman parte de ella.
Paso dos:
Quítatelas de encima. Acábalas. Despréndete de ellas.
Paso tres:
Disfruta de tu regalo de Navidad: has cambiado tu vida para siempre y ya estás más cerca de SER TÚ.

martes, 2 de diciembre de 2014

CONVERTIRSE EN YOGUI


Shirhsasana
 
No es fácil comprender lo que supone el yoga si jamás se ha practicado. Hay diversos prejuicios en el mundo occidental que lo considera ejercicio fácil para personas perezosas (en comparación con la actividad frenética que se desarrolla en los gimnasios, por ejemplo), o algo reducido al ámbito de pretendidos iluminados que se pasan la vida haciendo OM.
Nada más lejano de la realidad.
Desde hace poco más de un año recibo casi a diario las clases de la Profesora Inma Ibáñez, y no solo he aprendido a realizar las al principio casi inverosímiles asanas sino también a meditar, a detener el pensamiento y a detectar las emociones.
Este año de aprendizaje me ha llevado a lugares insospechados, mucho más ricos, profundos e interesantes de lo que podía siquiera imaginar. He aprendido a conocerme mejor, a tolerarme mejor, a respetarme mejor. He aprendido a conocer mejor a los demás, a tolerar mejor a los demás, a respetar mejor a los demás.
Hay un mundo invisible al que se accede cuando nuestros deseos y nuestra voluntad pasan a segundo plano.
Hay un mundo invisible. Y está en éste. Al alcance de la mano.
El yoga es uno de los caminos posibles para llegar hasta él.

Trikonasana

Padahastasana

Halasana


Ubhaya Padangusthasana
 


miércoles, 26 de noviembre de 2014

"POR MIS MUERTOS" por MARÍA AYETE GIL

Os dejo aquí copiada (y el enlace) de una reseña inteligente, profunda y aguda de María Ayete Gil sobre Por mis muertos.

Mi agradecimiento a María por su lectura, puro y generoso diálogo con mi escrito.

Esta foto me la hizo mi eposa, Inma Ibáñez, en Cayo Caulker, Belize.

 
« […] La realidad es la ficción que cada cual elige, Andrea, y por eso hay que elegir muy bien las mentiras que uno se cuenta y le cuenta a los demás y es importante que coincidan tanto como sea posible, ¿me entiendes?»
Por mis muertos, Flavia Company.
Adentrarse entre las páginas del libro que hoy nos ocupa supone, desde la primera hasta la última, asumir las reglas del juego que su autora, Flavia Company (Buenos Aires, 1963), nos propone como lectores. ¿De qué juego estamos hablando? Pues no es otro que el de suspender nuestra incredulidad. Ya en las dos citas iniciales que encabezan el texto, la primera del legendario J. L. Borges, la segunda del maestro Silvio Rodríguez, se nos ofrecen dos pistas acerca de una de las posibilidades (de entre las infinitas que todo libro otorga) de afrontar la lectura de los relatos que lo constituyen: espejos y memoria. Por mis muertos, última publicación de una escritora cuya estela está ya por encima de los veinte títulos, tanto en lengua castellana como catalana, es la concatenación de retazos de infancia, de amor, de muerte, de recuerdo y de miedo, de pequeñas anécdotas del día a día tratados desde el perspectivismo concedido a partir del recurso de los espejos. Es decir, de todo aquello que hubo antes de nosotros y que de alguna manera nos conforma, nos constituye. Sólo nos hace falta echar un leve vistazo al libro para darnos cuenta de la familiaridad con la que la voz narrativa se acerca al lector, pues, ¿quién no ha tenido profesores, vecinos, porteros, abuela, amores, personas perdidas? Sumado a esto la sencillez estructural y de un lenguaje que busca la mayor aproximación posible a la oralidad, nos topamos con un texto que fácilmente consigue conectar con el lector y familiarizarse con él.
Porque sí –aún no lo había dicho con claridad –, estamos ante una recopilación de cuentos: dieciséis, para ser exactos. “Lo juro”, “In memoriam” y “Herencia y elección” son los nombres que encabezan las tres partes en que se agrupan los relatos. Tres partes que se comunican entre sí a partir de la reaparición de algún personaje u otro elemento conector, como puede ser un caracol que finge estar dormido o un infantil vestido de animales. Pero más allá de estas conexiones, la estructura no resulta casual: cada parte se relaciona de una forma distinta con el título. Veámoslo.
“Lo juro” abre las puertas a seis cuentos que juegan deliberadamente con los límites de la ficción, que narran pequeñas anécdotas que consiguen dejar perplejo a un lector en cuyas manos queda creer en la veracidad de lo que lee o no. El título de esta parte, como el resto de la totalidad del texto, apela a la necesidad de jurar que lo que se cuenta es cierto (no se jura que algo es verosímil, sino real). “In memoriam”, la sección más corta y tributo a todo a lo que debemos nuestra identidad, nos sumerge en el recuerdo de aquellos que quedaron atrás y que nos han conformado de una manera u otra: la infancia, la madre, la abuela. Altamente significativo es el título otorgado a la tercera y última de las partes, “Herencia y elección”, en donde pasado y presente conviven conformándose como resultado de las dos partes anteriores. De entre todo lo que se nos ha dado, de todo lo que somos, llegamos a lo que elegimos, pero, también, a lo que desechamos, pues todo lo que escogemos supone el descarte de tanto otro.
Uno de los aspectos del conjunto que más pueden llamar la atención, o al menos, a esta servidora, es la reiterada aparición de los llamados códigos QR a modo de notas al pie de página. Este recurso, aparte de significar toda una apuesta por una literatura que tiene en cuenta y que se apoya en los medios de comunicación del mundo real, persigue otro fin no menos revelador que el anterior. A la manera de las fotografías que asaltan en buena parte de las novelas de W. G. Sebald, el hecho de la aparición de estos códigos permite que el lector identifique aquello que está leyendo con retazos de una teórica realidad; es decir, el funcionamiento es algo así como una plasmación del referente real que necesita el lector para creer lo que se le está contando. De este modo, lo que se viene a pretender es el desajuste de esa predisposición a darle el estatuto de real a todo aquello que se muestra tanto en imágenes, como en blogs, tuits y demás redes sociales, involucrándonos en un juego en el que se barajan como intercambiables los términos de verdad y verosimilitud.
Es en este punto en el que llegamos al eje vertebral y objetivo principal de la obra de Flavia Company: establecer mediante un juego con el lector un puente entre éste y la ilusión de la realidad. ¿Es lo que he leído verdad? ¿Dónde están las fronteras entre ficción y realidad?
Aquí cobra vital importancia algo que he comentado con anterioridad a propósito de la sencillez y claridad tanto sintáctica como estructural de los cuentos: la oralidad. Como en su momento reivindicó Walter Benjamin, la importancia de la retransmisión oral de lo narrado radica en el hecho de que sólo a través de la narración es posible transmitir la experiencia, y sólo de ese modo las generaciones van sucediéndose las unas a las otras. Contados predominantemente a partir de una voz narrativa en primera persona, el libro busca que el lector identifique esta voz con la realidad y la verdad a la vez que supone un intento de recuperación de la tradición oral, del placer de escuchar historias y también de contarlas. ¿Quién no ha contado alguna vez una anécdota de cuando tenía cuatro años, convencido de que es totalmente verdad? Pero en lo que no caemos, y eso es, precisamente, a lo que nos induce a reflexionar Por mis muertos, es en que todos nos contamos –además, de una forma muy parecida –, y al contarnos nos inventamos, pues no existe más que aproximación cuando de palabras se trata. Justamente es esto lo que hay en común con los relatos que se cuentan en el libro. Unos relatos cuya estructura clásica de principio, nudo y desenlace no hacen más que insistir en su oralidad invitando, a su vez, a la retransmisión a partir del establecimiento de una comunión de temas que permiten al lector entrar en el libro de forma directa.
Así, y para concluir las reflexiones acerca de este magnífico libro de relatos, que da para muchísimo más y que invito fervientemente a leer, estamos, ante todo, frente a un juego deliberado con lo autobiográfico y todo lo que ello supone, pues, en palabras de la propia autora: «la autobiografía es la mentira que más hemos contado a más gente y la que estamos más dispuestos a creernos». Ahí lo dejo.
COMPANY, Flavia: Por mis muertos. Páginas de Espuma, 2014.

lunes, 24 de noviembre de 2014